Fisioterapia para artrosis de columna

La artrosis de columna es una enfermedad reumática degenerativa que comienza con la destrucción del cartílago articular y que afecta también a tendones, ligamentos y articulaciones.

Tratamiento fisioterapeútico para la artrosis de columna


Recuperación de la estructura afectada por artrosis

El primer objetivo que se busca en el tratamiento de artrosis de columna es una recuperación estructural, es decir, acelerar el proceso de curación de la/s estructura/s afectadas, para poco a poco ir sometiendo a dicho tejido a un estrés controlado, y de esta forma evolucionar en la consolidación hacia resolución del proceso.

De este modo, se busca una readaptación funcional analítica, es decir, que esa estructura concreta afectada por la artrosis pueda ir recuperando su función de forma individualizada; junto a ello, se trabaja igualmente de forma global sobre la recuperación funcional de otras estructuras adyacentes a fin de su reeducación.

Fisioterapia para artrosis de columna

Readaptación funcional

Posteriormente se suele utilizar protocolos de readaptación a fin de conseguir una reeducación de la función global del conjunto de estructuras relacionadas con la inicialmente lesionada.

Readaptación a la vida diaria

Finalmente, debe integrarse el proceso hacia la consecución de una serie de etapas desarrolladas a fin de reproducir los gestos biomecánicos de la situación pre-lesión, de forma individualizada según el contexto de la artrosis de columna , por ejemplo:

  • Contexto laboral: puesto de trabajo con gestos repetitivos: reproducir los gestos causantes de lesión en situaciones de certidumbre con unos parámetros de menor intensidad, como número de repeticiones, tiempo de exposición… para poco a poco crear situaciones simuladas más reales a su jornada laboral normal.
  • Contexto deportivo: reproducir gestos biomecánicos en situaciones de bajo riesgo, y posteriormente introducir elementos de incertidumbre que se acerquen poco a poco a la actividad física plena hasta la reincorporación total a la dinámica del deporte concreto.

Desde un primer momento, a nuestros pacientes se les elabora un planning preciso de recuperación funcional (basado en un programa de cinesiterapia), el cual deberá cumplir; este programa es incluso más importante que la propia visita que pueda hacer a nuestro centro con el fisioterapeuta. Diariamente, el paciente dispondrá de dicho programa en el cual se indicarán los ejercicios y todos los parámetros que lo justifiquen, de forma muy detallada.

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Posibles causas

Algunas de las causas de aparición de artrosis vertebral son la edad, el sobrepeso, sedentarismo, factores hormonales y alimenticios, tabaquismo, sexo, antecedentes traumáticos, factores genéticos o alteraciones posturales.

Es importante un buen diagnóstico médico y fisioterápico para planificar un tratamiento adecuado, para realizar una prevención de esta enfermedad, evitar su avance y disminuir los efectos adversos como son la atrofia y debilidad muscular.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes en la artrosis vertebral son: puede no aparecer dolor si se tiene un potente y resistente tono muscular es la musculatura de la espalda (no tiene porque ser proporcional el grado de artrosis con la magnitud del dolor), dolor relacionado con actividad física o mantenimiento de posturas, rigidez y pérdida de movilidad al movimiento, puede haber adormecimiento y parestesias en miembros superiores o inferiores.

Más información sobre las artrosis de columna

La artrosis de columna o artrosis vertebral se produce por un desgaste del disgo intervertebral. A medida que transcurre el tiempo este disco se deshidrata y pierde altura. La artrosis de columna puede aparecer en la columna cervical (cervicoartrosis), en la columna lumbar (lumboartrosis) o en la columna dorsal.

El disco intervertebral se encarga de la amortiguación de fuerzas y por ello, esta capacidad se ve disminuida por su degeneración.

El disco intervertebral está compuesto de un núcleo pulposo central (compuesto mayoritariamente de agua) y un anillo fibroso externo (colágeno). Es posible que por la deshidratación del disco, se rompas sus fibras externas y pueden aparecer hernias y protrusiones discales.

Aceptación de la Política de privacidad

4 + 11 =