Fisioterapia para hernias

Las hernias se producen cuando las vértebras tanto cervicales, dorsales o lumbares están separadas por un disco intervertebral, que tiene la función de amortiguación de fuerzas, soporte de cargas y peso y es la guía para los movimientos vertebrales.

Descripción detallada sobre las hernias

Una hernia discal es una situación más grave que la protrusión discal, el núcleo pulposo ha salido por el anillo fibroso rompiendo la última capa externa de éste, pudiendo comprimir la raíz nerviosa de su nivel o del nivel suprayacente y el sistema ligamentario. Se clasifican según su localización en centrales o mediales, postero-laterales, foraminales (se dirigen hacia el agujero de conjunción por dónde sale la raíz nerviosa), externas o laterales, y según si ha roto el ligamento posterior o no en subligamentarias o transligamentarias. El paciente también adaptará una actitud antálgica determinada según el tipo de hernia discal.
Los niveles vertebrales más comúnmente afectados en la columna lumbar son L4-L5 y L5-S1, y en la columna cervical C5-C6 y C6-C7.

Tipos más frecuentes de hernias

Síntomas

Tanto una hernia, como una protrusión discal pueden provocar radiculopatías por compresión del saco dural (en hernias y protrusiones centrales o mediales), pudiendo dar sintomatología bilateral o unilateral (protrusiones y hernias postero-laterales, foraminales, externas o laterales).

Hay que recordar que el tamaño de la hernia a veces no está relacionado con la intensidad de la sintomatología, existen personas con hernias y protusiones sin síntomas dolorosos, y que las radiculopatías como ciáticas, cervicobraquialgias, cruralgias, no pueden ser sólo provocadas por hernia y protrusiones, sino por la presencia de osteofitos, artrosis vertebral, espondilolistesis, tumores, contracturas musculares, etc….
Por nuestra experiencia clínica, para el tratamiento de cualquier patología, y más concretamente en el tratamiento de hernias y protrusiones discales es importante realizar una buena anamnesis y diagnóstico médico y fisioterápico mediante resonancia magnética o TAC, para luego poder realizar un tratamiento más eficaz.
Acude a nuestra clínica y trátate con profesionales formados y con gran experiencia terapéutica en el tratamiento de hernias y protrusiones discales.

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Más información sobre las hernias

Los discos intervertebrales están compuestos por una zona externa, formada por fibras de elastina que se entrecruzan formando capas, el anillo fibroso y un núcleo gelatinoso formado fundamentalmente por agua en el centro. También están formados por otras zonas entre el disco y el cuerpo de la vértebra llamadas platillos superior e inferior por donde los discos se nutren de nutrientes del cuerpo vertebral.
Cuando hay una descompensación de fuerzas por alteraciones posturales (hipercifosis, hiperlordosis, rectificación de curvas, antepulsión cabeza, etc…), por enfermedades degenerativas como la artrosis (cervicoartrosis, lumboartrosis), dismetría de miembros inferiores (pierna corta anatómica), y en presencia de otros factores de riesgo como la edad, el sobrepeso, la falta de actividad física, estos disco intervertebrales se van degenerando, van captando menos agua, pierden altura y se van produciendo fisuras discales, se van separando las capas externas del anillo y el núcleo se escapa hacia el exterior. Este proceso se llama enfermedad discal, degeneración discal o espondilosis.

×