Fisioterapia para la artrosis en el hombro

La artrosis es una enfermedad reumática degenerativa que comienza con la destrucción del cartílago articular y que afecta también a tendones, ligamentos y articulaciones.

Tratamiento que recomendamos para la artrosis en el hombro


Recuperación de la estructura afectada por artrosis

El objetivo inicial en el tratamiento de la artrosis en el hombro es restablecer en la medida de lo posible la movilidad aricular, con la consiguiente mejora del cuadro de dolor, limitación funcional, etc..

Tratamiento de fisioterapia para la artrosis en el hombro

De este modo, se busca una readaptación funcional analítica, es decir, que esa estructura concreta afectada por la artrosis pueda ir recuperando su función de forma individualizada; junto a ello, se trabaja igualmente de forma global sobre la recuperación funcional de otras estructuras adyacentes a fin de su reeducación.

Readaptación funcional

A continuación, se profundiza en protocolos de readaptación funcional, para que en el conjunto del tratamiento, exista como objetivo terapéutico un control del sobre el proceso de degenarción que conlleva esta dolencia.

Readaptación a la vida diaria

Finalmente, debe integrarse el proceso hacia la consecución de una serie de etapas desarrolladas a fin de mejorar la situación en la que trabaje el cartílago articular, según el grado de degeneración que presente la artrosis en el hombro y su influencia en situaciones de la vida cotidiana como el puesto de trabajo.

Durante todo este tiempo de recuperación, se le elabora al paciente un planning detallado de recuperación personalizado (programa de cinesiterapia) que deberá hacer, puesto que es tan importante o más que el trabajo con el fisioterapeuta en el centro; pautamos diariamente en planning semanal las pautas a seguir: ejercicios, número de series y repeticiones, etc.

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Posibles causas

La artrosis glenohumeral o acromioclavicular se puede originar por presencia de traumatismos antiguos, rotura de tendones del manguito rotador, movimientos repetitivos, y por factores predisponentes a sufrir esta enfermedad como factores hereditarios y genéticos (antecedentes familiares), sexo, etc…

Síntomas

Los síntomas principales son: dolor profundo en la parte posterior y lateral de la articulación (si afecta a la articulación glenohumeral) o superior (si afecta a la articulación acromioclavicular), dolor que aumenta al movimiento (sobre todo en los primeros movimientos después de inmovilización) limitación de la movilidad, a veces presencia de crujidos articulares y debilidad muscular. Con el tiempo puede llegarse a bloquear completamente la articulación por una limitación total en los movimientos.

Más información sobre las contracturas en las cervicales

El hombro es una articulación formada por 3 huesos: cabeza humeral, la cavidad glenoidea del acromion (omoplato) y la clavícula. El hombro está formado por 2 articulaciones: la articulación formada por la cabeza humeral y la cavidad glenoidea, también llamada articulación glenohumeral, y la formada por el acromion y la clavícula, llamada articulación acromioclavicular.
En esta enfermedad, también llamada homartrosis, se produce un desgaste articular en el cartílago que separa los huesos y una reducción del espacio entre ellos. Puede existir presencia de protuberancias ósea (osteofitos).

Aceptación de la Política de privacidad

3 + 10 =