Fisioterapia para la disfunción de la articulación temporo-mandibular

La articulación temporo-mandibular es la articulación que une la mandíbula con el cráneo (hueso temporal). Tiene funciones fundamentales como el habla, la masticación o la alimentación (tragar).

Tratamiento fisioterápico para la disfunción temporomandibular


Recuperación de la estructura afectada por alteración articular

El primer objetivo que se busca en el tratamiento de disfunción temporomandibular es una recuperación estructural, es decir, acelerar el proceso de curación de la/s estructura/s afectadas, para poco a poco ir sometiendo a dicho tejido a un estrés controlado, y de esta forma evolucionar en la consolidación hacia resolución del proceso.

Fisioterapia para disfunción temporomandibular en Zaragoza

Todo esto persigue la readaptación funcional analítica, a fin de que esa estructura afectada por la alteración articular pueda ir recuperando su función de forma aislada; al mismo tiempo, se trabaja sobre la recuperación de la estructuras adyacentes de esa cadena funcional hacia su reeducación.

Readaptación funcional

Posteriormente se suele utilizar protocolos de readaptación a fin de conseguir una reeducación de la función global del conjunto de estructuras relacionadas con la inicialmente lesionada.

Readaptación a la vida diaria

Por último, sería la readaptación a gestos biomecánicos de la situación pre-lesión, según el contexto de la disfunción temporomandibular , por ejemplo:

  • Ámbito deportivo: sería simular un gesto técnico concreto en situaciones de control, y luego añadiendo incertidumbre que dificulten el gesto, para una posterior incorporación parcial al deporte concreto hasta la reincorporación completa.
  • Ámbito laboral en cadena de montaje: igualmente, reproducir las acciones a desarrollar con parámetros menos marcados, como tiempos de ejecución, repeticiones, pesos de objetos, etc, para posteriormente ir regulando esos parámetros hasta la incorporación total a la jornada laboral.

Durante todo este tiempo de recuperación, se le elabora al paciente un planning detallado de recuperación personalizado (programa de cinesiterapia) que deberá hacer, puesto que es tan importante o más que el trabajo con el fisioterapeuta en el centro; programamos diariamente en planning semanal las pautas a seguir: ejercicios, número de series y repeticiones, etc.

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Posibles causas

Las causas principales de disfunción temporo-mandibular son el bruxismo, estrés, tensión emocional, mal oclusiones, problemas dentales, tratamientos dentales mal realizados, traumatismos o contracturas musculares.
El estrés y la tensión emocional tienen un efecto muy adverso en las disfunciones de la articulación temporo-mandibular. Existe un reflejo primitivo en el que en las situaciones de estrés emocional provocamos un cierre fuerte de la boca y al igual que en el bruxismo (donde apretamos o rechinamos los dientes al dormir) provocamos desgaste dentario y un aumento del tono muscular de la musculatura del cierre (maseteros, temporales y pterigoideo interno).

Síntomas

  • Desgaste de dientes.
  • Tensión muscular. Aumento del tono muscular.
  • Dolor de cabeza y cuello agudos o crónicos. Cefaleas. Dolor de mandíbula. Puede irradiar al oído y provocar pérdida de la audición, acúfenos, zumbidos o pitidos o al ojo con pérdidas de la visión. Vértigos. Mareos. Por la inervación de la musculatura y sensitivamente de la cara por parte del nervio trigémino, puede provocar neuralgias del trigémino, dolores y adormecimiento de la cara, falta de sensibilidad.
  • Chasquidos en la apertura o cierre de la mandíbula (adherencias, degeneración o mal posición del menisco articular).

Otros síntomas: rigidez articular y muscular, pérdida de movimiento (limitación en la apertura de la boca) o maloclusión (mala alineación de dientes superiores e inferiores).

Más información sobre la disfunción temporomandibular

Está compuesta por el hueso mandibular, el hueso temporal y un menisco o disco articular entre ellos para aumentar la estabilidad. El complejo muscular y ligamentario de esta articulación es muy potente, compuesto por músculos de la masticación y del habla como son los pterigoideos interno y externo, masetero, temporal, digástrico, inervados por el nervio trigémino y músculos de la deglución como los músculos hioideos (milohioideo, estilohioideo y genihioideo), inervados por el nervio facial.

La articulación temporo-mandibular a parte de las funciones principales de las que hemos hablado anteriormente, también tiene un papel importante en el mantenimiento de la postura, es un importante captor postural, debido a los receptores propioceptivos que tenemos en la musculatura (husos neuromusculares), el ligamento dentario (receptor propioceptivo). Es decir, una disfunción temporo-mandibular (caries, bruxismo, interferencias en la oclusión, sobrecargas musculares, etc…), puede producir una alteración de la postura.

Su relación con la columna cervical mediante el ECOM (esternocleidomastoideo), y fascial, hace que las disfunciones temporo-mandibulares  puedan provocar dolores cervicales.

Bibliografía científica sobre la disfunción temporomandibular

– Prendes Rodríguez A.M, Martínez Brito I, Faget Mora M. Temporomandibular dysfunction and its relationship with several risk factors in children aged 7 to 11 years. Rev. Med. Electrón. vol.36 no.1 Matanzas ene.-feb. 2014.
– Quirós Álvarez P, et al. Diagnóstico de la patología de la ATM. Protocolos clínicos de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial. 2006. 19:267-323.
– Valmaseda E, Gay Escoda C. Diagnóstico y tratamiento de la patología de la ATM. ORL-DIPS. 2002;29(2):55-70.

5 + 10 =

He leído y acepto la Política de privacidad