Fisioterapia para las tendinitis

La tendinitis es la inflamación aguda de un tendón o de su vaina (hablaremos entonces de tenosinovitis), como todos los términos ``itis´´. Las fibras tendinosas ricamente vascularizadas ya no siguen la misma dirección, se produce una inflamación por disminución del riego sanguíneo.

Descripción sobre la tendinitis

Primero hay que explicar que el tendón es la estructura dura y fibrosa que une el músculo al hueso y se forma por la convergencia de las fibras musculares. Es rico en fibras de colágeno, lo que le da resistencia a la tracción. El tendón es una estructura muy importante en la información propioceptiva (posición de los músculos y articulaciones en el espacio) mediante los órganos tendinosos de Golgi que nos informa del grado de estiramiento y tensión muscular.
Tendinopatía es el nombre genérico que se utiliza en fisioterapia para referirse a las tendinitis y tendinosis.

Síntomas

Existirá dolor típico tendinoso (nocturno, constante, dolor en reposo), e impotencia funcional (imposibilidad de realizar actividades de la vida diaria y actividad deportiva).
También es posible encontrar durante el proceso de tendinitis y tendinosis la presencia a veces frecuente de depósitos cálcicos o calcificaciones en el tendón.
El diagnóstico médico se realiza mediante ecografía y resonancia magnética.

Posibles causas

Las tendinitis se pueden deber al esfuerzo excesivo por aumento de carga de trabajo, entrenamientos, alteraciones mecánicas y posturales, microtraumatismos, a movimientos repetitivos, golpes y caídas, desequilibrios musculares, facilitaciones o disfunciones vertebrales (inervación de músculos, piel, hueso y arterias de la zona en patología), neuropatías o “compresiones de un nervio periférico”, enfermedades orgánicas que producen mala calidad del tejido tendinoso porque provocan la mala vascularización de ese tejido, artrosis, edad como factor predisponente, falta de estiramientos, etc…

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Más información sobre las tendinitis

Es importante comentar que la Artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria dónde se inflaman las articulaciones y otras estructuras por mecanismos auto-inmunes o infecciosos y la artrosis es una degeneración articular. En la artritis reumatoide es frecuente la formación de nódulos reumatoides y deformaciones de los dedos de la mano como los dedos en “ráfaga” (desviación cubital o interna de los dedos por empuje del pulgar), dedos en “cuello de cisne” (hiperextensión de la articulación interfalángica proximal y flexión de la interfalángica distal), deformación en “z” (flexión de la articulación metarcarpofalángica e hiperextensión de la articulación interfalángica) y dedos en ojal (flexión de la articulación interfalángica proximal y la última falange en hiperextensión), y deformidades en los pies como el pie triangular (hipertrofia sinovial de la 1ª y 5ª metatarsofalángica dando lugar a una forma de triángulo).

¿Tienes alguna pregunta?

6 + 15 =

He leído y acepto la Política de privacidad