Fisioterapia para tendinitis en supraespinoso

La tendinitis en supraespinoso es una patologia que cursa con inflamación del tendón supraespinoso. Esta estructura es una que conforma la unidad funcional llamada manguito rotador del hombro. Hablamos de una dolencia de las más frecuentes cuando los pacientes refieren dolor en el hombro.

Tratamiento fisioterápico para la tendinitis en supraespinoso


Recuperación de la estructura afectada por tendinitis

El objetivo inicial en el tratamiento de tendinitis en supraespinoso es una recuperación estructural. La base de acelerar el proceso de recuperación de la estructura inflamada, es fundamental para consolidar poco a poco la resolución del cuadro clínico, mediante la exposición progresiva de estrés del tejido para dicho fin.

Todo esto persigue la readaptación funcional analítica, a fin de que esa estructura afectada por la tendinitis pueda ir recuperando su función de forma aislada; al mismo tiempo, se trabaja sobre la recuperación de la estructuras adyacentes de esa cadena funcional hacia su reeducación.

Readaptación funcional

A continuación, se profundiza en protocolos de readaptación funcional, para que en el conjunto de todas las estructuras afectadas por la inicial, exista un patrón de reeducación de la función.

Readaptación a la vida diaria

Por último, sería la readaptación a gestos biomecánicos de la situación pre-lesión, según el contexto de la tendinitis en supraespinoso , por ejemplo:

  • Ámbito deportivo: sería simular un gesto técnico concreto en situaciones de control, y luego añadiendo incertidumbre que dificulten el gesto, para una posterior incorporación parcial al deporte concreto hasta la reincorporación completa.
  • Ámbito laboral en cadena de montaje: igualmente, reproducir las acciones a desarrollar con parámetros menos marcados, como tiempos de ejecución, repeticiones, pesos de objetos, etc, para posteriormente ir regulando esos parámetros hasta la incorporación total a la jornada laboral.

Desde un primer momento, a nuestros pacientes se les elabora un planning preciso de recuperación funcional (basado en un programa de cinesiterapia), el cual deberá cumplir; este programa es incluso más importante que la propia visita que pueda hacer a nuestro centro con el fisioterapeuta. Diariamente, el paciente dispondrá de dicho programa en el cual se indicarán los ejercicios y todos los parámetros que lo justifiquen, de forma muy detallada.

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Posibles causas

Debemos hablar del síndrome subacromial como una posible causa que provoque el desgaste y la inflamación del tendón del supraespinoso y de todos los elementos que pasan por él, como de otros tendones del manguito rotador, provocando TENDINITIS DEL MANGUITO DE LOS ROTADORES o la bursa subacromial, provocando una BURSITIS SUBACROMIAL.
Otros factores desencadenantes de la tendinopatía del supraespinoso a parte de la disminución del espacio acromial son: golpes o caídas, alteraciones posturales (por ejemplo, hipercifosis dorsal con antepulsión de hombros), sobre-uso, aumento o gestos incorrectos en la actividad deportiva, desequilibrios musculares, movimientos repetitivos como trabajos en cadena, camareros, gestos deportivos concretos como un lanzamiento, etc…

Síntomas

Los síntomas característicos de la tendinopatías del supraespinoso son el dolor (a veces agudo y a veces sordo), difuso y continuo por la cara lateral del hombro hasta el codo, dolor que aumenta la coger pesos y en la elevación, separación y rotaciones del hombro (abrocharse el sujetador, rascarse la espalda, peinarse), pérdida de fuerza y debilidad muscular, sobrecarga compensatoria en la musculatura cervical con presencia de puntos gatillo y bandas tensas en deltoides o trapecios e imposibilidad de realizar actividades de la vida diaria como la higiene personal, actividades de la casa y actividades deportivas (el saque en el tenis por ejemplo).
Como en todas tendinopatías de base inflamatoria, se produce un edema e inflamación reversible del tendón. Si no es tratada adecuadamente, se pude producir una fibrosis y engrosamiento del tendón, haciendo que esta lesión empeore en su pronóstico, y pudiendo finalizar con la rotura parcial o total del tendón del supraespinoso o de cualquier otro músculo del manguito rotador. Hay que destacar también la posible presencia de calcificaciones en el tendón.

Más información de la tendinitis en supraespinoso

Dentro de las tendinopatías del hombro y del manguito rotador, la tendinopatía del supraespinoso es la más frecuente. El manguito rotador se llama así porque son músculos rotadores del hombro y está compuesto por el supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular. Excepto el subescapular que realiza rotación interna del hombro, el resto realizan rotación externa. Aparte de realizar la rotación del hombro, tienen una función primodial en su estabilidad. Tienen un recorrido desde la escápula hasta el cuello del húmero.
Este tendón es particularmente susceptible a sufrir lesiones porque se encuentra encajado en el espacio subacromial (entre el acromion y la cabeza del húmero) y el ligamento coracoacromial y se inserta a nivel del troquíter en el cuello humeral. Este espacio puede verse disminuido provocándose el SÍNDROME SUBACROMIAL, aumentando la fricción y el desgaste sobre el tendón por diferentes motivos entre los que se encuentra: la presencia de una deformación del acromion, caídas o traumatismos sobre el brazo que producen que la cabeza humeral suba y se encaje o artrosis.

Aceptación de la Política de privacidad

6 + 5 =