Fisioterapia para fracturas de tobillo

Las fracturas de tobillo son las fracturas más frecuentes en el miembro inferior en pacientes jóvenes y deportistas. Pueden ser: unimaleolares (sólo de un maleolo), bimaleolares (los dos maléolos fracturados), del tercer maleolo (pilón tibial) o trimaleolar (de los tres maléolos).

Tratamiento que recomendamos para la fractura de tobillo


Recuperación de la estructura afectada por fracturas

El objetivo inicial en el tratamiento de fractura de tobillo es una recuperación estructural. La base de acelerar el proceso de recuperación de la estructura, es fundamental para consolidar poco a poco la resolución del cuadro clínico, mediante la exposición progresiva de estrés del tejido para dicho fin. Inicialmente, necesitaremos una ayuda ortopédica para inmovilización de la fractura (puede requerirse según casos cirugía reconstructiva).

Posteriormente, se busca busca una readaptación funcional analítica, es decir, que esa estructura concreta afectada por la fracturas pueda ir recuperando su función de forma individualizada; junto a ello, se trabaja igualmente de forma global sobre la recuperación funcional de otras estructuras adyacentes a fin de su reeducación.

Readaptación funcional

A continuación, se profundiza en protocolos de readaptación funcional, para que en el conjunto de todas las estructuras afectadas por la inicial, exista un patrón de reeducación de la función.

Readaptación a la vida diaria

Finalmente, debe integrarse el proceso hacia la consecución de una serie de etapas desarrolladas a fin de reproducir los gestos biomecánicos de la situación pre-lesión, de forma individualizada según el contexto de la fractura de tobillo , por ejemplo:

  • Contexto laboral: puesto de trabajo con gestos repetitivos: reproducir los gestos causantes de lesión en situaciones de certidumbre con unos parámetros de menor intensidad, como número de repeticiones, tiempo de exposición… para poco a poco crear situaciones simuladas más reales a su jornada laboral normal.
  • Contexto deportivo: reproducir gestos biomecánicos en situaciones de bajo riesgo, y posteriormente introducir elementos de incertidumbre que se acerquen poco a poco a la actividad física plena hasta la reincorporación total a la dinámica del deporte concreto.

Durante todo este tiempo de recuperación, se le elabora al paciente un planning detallado de recuperación personalizado (programa de cinesiterapia) que deberá hacer, puesto que es tan importante o más que el trabajo con el fisioterapeuta en el centro; pautamos diariamente en planning semanal las pautas a seguir: ejercicios, número de series y repeticiones, etc.

Reserva tu cita

De lunes a viernes
9:00 - 14:00 / 16:30 - 20:30

Posibles causas

Los mecanismos de producción pueden ser: pronación-abducción, supinación-aducción, pronación-rotación externa (la más frecuente) y supinación-rotación interna. Existen factores predisponentes como la diabetes y la osteoporosis.

Síntomas

Los síntomas descritos más comúnmente son: dolor intenso, impotencia funcional en los movimientos de cadera, debilidad muscular en músculos, rigidez, hematoma (periarticular y bimaleolar, a veces extendido por la cara externa de la pierna) e inflamación y deformación en la zona.

Más información sobre las fracturas de tobillo

Una fractura es la pérdida de la continuidad normal en huesos a consecuencia de golpes (accidentes de tráfico por ejemplo), tracciones o fuerzas que superan el límite elástico del hueso.
Si la fuerza no es la suficiente, y la sección del hueso no es completa, se denominará entonces fractura incompleta o fisura.
El tobillo es una articulación de carga, formada por la tibia (internamente), el peroné (en la cara externa) y el astrágalo (inferiormente), estos 3 huesos forman una mortaja para dar más estabilidad al tobillo. Además la estabilidad y propiocepción está asegurada por un gran complejo ligamentario tanto en la cara externo como en la interna del tobillo y la cápsula articular.

El tratamiento con Magnetoterapia estará indicado como una gran posibilidad fisioterápica en el tratamiento de fracturas, para acelerar el proceso de consolidación, evitar el retardo en este proceso, y en el tratamiento de posibles complicaciones tardías de las fracturas por períodos prolongados de inmovilización como son:

  • Contractura o retracción isquémica de Volkman (síndrome de Volkman, ocurre cuando hay falta de riego sanguíneo, se produce un síndrome compartimental y una deformidad asociada por contracturas en dedos de la mano o el pie, muñeca, tobillo, etc…
  • Atrofia ósea aguda de Südeck, rigidez articular grave que se presenta en manos y pies, producida por una lesión neurovascular.
  • Rigidez articular, dolor residual o enfermedades vasculares.

Una vez que este proceso de consolidación se encuentre en situación estable, se podrán realizar otras opciones de tratamiento de fisioterapia, a fin de control de secuelas post-fractura como rigidez articular, atrofia muscular (pérdida de fuerza), dolor residual, etc…

Estudios científicos sobre las fracturas de tobillo

– Sous Sánchez, J.O.; Ruiz Caballero, J.A.; Brito Ojeda, M.E.; Navarro García, R.; Navarro Valdivielso, M.E. y Navarro Navarro, R. (2013). Fracturas de tobillo en deportistas. Estudio epidemiológico / Ankle fractures in athletes. Epidemiological study. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 13 (50) pp.257-278.

Aceptación de la Política de privacidad

4 + 11 =